Malabo:  26°C | Rocío: 24°C
   Madrid:  06°C | Rocío: M0°C
 Malabo 23:1     Madrid 23:1
Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Logo de genet  
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Rafi, heroina de la informacion
Rafi, la voz de los sin voz
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

Los obstáculos de la modernidad en Guinea Ecuatorial (II)


publicado por: Celestino Okenve el 21/01/2017 14:07:20 CET


Prof. Celestino-Nvo Okenve Ndo

Bata 20 de enero de 2017

Santiago Nokogo o Enriche Ondo: lea de nuevo 20 veces mi artículo y no distraiga

Santiago Nokogo expone en su artículo, con cierta simplicidad, algunas ideas alejadas de un análisis riguroso. Puede ser fruto de la banalidad y de no haber comprendido el núcleo director contenido en mi artículo anterior sobre la modernidad en Guinea.

La idea de que el “cuadro intelectual” guineano opera desde la altura, despreciando a los pobres e ignorantes pobladores rurales es errónea y aberrante por muchísimas razones que no tengo tiempo de exponer, pero voy a presentar unas pocas:

Lo primero que hay que tener en cuenta es que tener un título universitario no es ser intelectual y hay intelectuales que no tienen título universitario.

No existe tal “cuadro intelectual” guineano en el país. Los pocos intelectuales guineanos que hay viven en el exilio, a veces en la indigencia económica. Esta situación, alejamiento físico y ausencia de cualquier poder, hace que no puedan operar o actuar sobre ninguna población guineana al menos directamente. No obstante todo esto, hay que decir que el exilio se ha producido precisamente porque los guineanos formados –algunos de ellos no siendo intelectuales- se han alineado al lado de los desamparados y oprimidos en Guinea, de esos que precisamente el alias Santiago Nokogo considera que están opuestos a los formados.

Empero, algunos titulados universitarios se han ofrecido a los ignorantes que malgobiernan, ampliando el efecto devastador de su mal gobierno. Gente con gafas de varias dioptrías que dicen haber ido a la universidad, son amanuenses de los Obiang. Son gente sin escrúpulos, carentes de alma, que contempla en silencio el escarnio y el latrocinio del que ellos son copartícipes. Y añadiendo la preposición “co” a partícipes, quiero resaltar el efecto multiplicador de su responsabilidad, sin que quepa ningún atenuante como eso de que “tenía hijos que mantener” o “era lo común que hacían todos”. El intelectual, el verdadero, es siempre una persona comprometida con la sociedad y poco dada a ser, como algunos falsos ilustrados, un escribidor de cartas del déspota.

Es posible que el alias Santiago Nokogo no haya comprendido que la ciencia, al igual que la verdad, no se impone por sí sola. Es su ejercicio el que transforma a la sociedad en científica. Y para ejercitar la ciencia hay que hacerlo desde el poder. Es el poder político y económico el valedor y el ejerciente de la ciencia. La revolución científica fue aquel proceso mediante el cual la ciencia se impuso por encima de cualquier otro método de aproximación a la verdad y como acelerador del desarrollo humano. Pero esto fue así sólo donde se llevó a cabo, en Europa Occidental. Y junto a la ciencia que se impone como demiurgo en el Estado moderno, también se practica el método, el procedimiento. Cuando Europa traslada a sus colonias los procedimientos del Estado, traslada la revolución científica como parte de su autoritas, de una manera implícita.

Porque la idea y la práctica del Estado Moderno se fundamentan en una serie de principios y valores. Uno de los principios es el uso del método o del procedimiento y uno de sus valores es la Ciencia. A su vez la Ciencia utiliza el método científico basado en la prueba- Y la prueba se traslada al Derecho moderno como aproximación a la verdad de lo encausado, invalidando lo no probado. Otro elemento necesario del Estado Moderno es que deben existir una serie de personas que tengan poder y que ejercen los valores y principios del Estado. Estas personas son la burguesía, la policía (poder judicial y policía judicial), los políticos, la burocracia, los maestros y profesores, etc. Si las personas que ejercen el poder no creen, no conocen o desprecian los valores y principios del Estado moderno, éste desaparece en forma de un régimen autocrático, como puede suceder con los Estados Unidos de América tras el juramento de cargo de Donald Trump. O como sucede con la Guinea de los Obiang tras la involución de los ignorantes descrita en el artículo anterior.

Maestros, profesores, jueces, empresarios y políticos desaparecieron en las matanzas que comenzaron el 5 de marzo de 1969 tras el fallido golpe de Atanasio. Los desaparecidos, incluido el propio Atanasio, eran los herederos intelectuales del incipiente Estado moderno que España pretende legar Y fueron aplastados por un mundo que apenas conoció ni se benefició del Estado moderno. Los asesinatos se prolongaron hasta poco antes del golpe de 1979, momento en que la tribu toma totalmente el poder y culmina el proceso de desmantelamiento de un proyecto de Estado. Lo demás, lo que hay desde entonces, ya lo conocemos: es un lugar donde la vida es muy dura para el 95 por ciento de la población, donde los que ejercen como hombres de Estado no creen en los principios y valores del Estado moderno, donde la Ley, lo más sagrado de ese Estado, es pisoteada por sus “gobernantes”, donde se condena sin pruebas, donde los jueces no son tales, donde los humanos no tenemos ningún derecho y donde al déspota solo le queda nombrar cónsul a un caballo. Por fortuna no tenemos caballos.

Por tanto sólo desde el poder político y económico puede difundirse la ciencia en su función benefactora. Los que resultaran beneficiados por ella, se aliarán con ella, otorgándola valor. Y con ello los científicos e ingenieros alcanzan su reconocimiento. Es así y solo así como se establece el vaso comunicativo entre la ciencia y la sociedad.

La ciencia no es occidental, al menos no es así considerado hoy en día para la mayor parte de los que la practican, cuya producción y resultados se ha globalizado. La ciencia es universal. La cultura en cambio es cosa distinta, cada pueblo tiene la suya y la cultura bantú está valorada hoy en día por la mayoría de los guineanos formados, si bien se desconoce bastante.

No puede afirmarse, con ausencia total de base, que los “cuadros intelectuales” deberían ponerse al servicio del pueblo para que sus conocimientos les sean útiles. ¿Cómo piensa el italiano implementar esta declaración fatua? Por supuesto no es poniéndose a las órdenes del déspota.

No voy a incidir de nuevo en datos e ideas comunes para todas las personas con cierta formación y conocimientos sobre Guinea. Y así seguiremos analizando más adelante hechos que se dan actualmente en Guinea que confirman que la ausencia del método, el no respeto a las leyes y la confusión de poderes, entre otros, son corolario del proceso de destrucción del Estado incipiente llevado a cabo por Obiang Nguema y su tribu.



Fuente: propia

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 230


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net

'