Malabo:  28°C | Rocío: 25°C
   Madrid:  18°C | Rocío: M0°C
 Malabo 17:9     Madrid 18:9
Viernes, 28 de abril de 2017
Logo de genet  
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Rafi, heroina de la informacion
Rafi, la voz de los sin voz
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

ESTAMOS VENDIDOS


publicado por: Celestino Okenve el 30/03/2017 21:21:12 CET


“Si uno atrapa a un delincuente, le puede matar. No vamos a permitir que la justicia le interpele, porque cuando alguien roba tiene que saber que le pueden matar”. Son palabras de Obiang Nguema Mbasogo repetidas varias veces en su gira reciente por Rio Muni.

Y añadió “hay dos tipos de delincuentes, los delincuentes comunes y los delincuentes políticos. A los delincuentes políticos se les trata igual que a los delincuentes comunes” De donde se deduce que a los delincuentes políticos hay que matarlos y lo tiene que hacer la gente. ¿Quiénes son para el dictador los delincuentes políticos? Pues somos todos los que no estamos de acuerdo con él.

Es decir que Obiang se dirige públicamente a la gente y les dice que vigilen y maten a supuestos ladrones y a opositores. Esto da una idea de la absoluta indefensión que tenemos aquí en Guinea.

Hace una semana cargué 15 mil francos de crédito (23 euros) para mi teléfono móvil con el operador Getesa. Dos horas más tarde, cuando fui a hacer la primera llamada, recibí un mensaje hablado indicándome que no tenía saldo para efectuar la llamada. Al día siguiente fui a la compañía a pedir explicaciones. Tuve que pagar mil francos para tener un listado de las llamadas, pero no aparecía ninguna llamada sino unos cargos que nadie de la compañía era capaz de interpretar. La persona que estaba en la oficina de atención al cliente se extrañó de mi aparición y no me resolvió nada. Ahí se quedó con su labor, que era escuchar música en los audífonos. Mis amigos me dijeron que Getesa robaba descaradamente a sus usuarios y no había forma de evitarlo, que no había un organismo a donde dirigirme y que la compañía era en realidad propiedad de la familia del dictador, a pesar de que figuraba como compañía estatal. El Estado era propiedad del dictador: los ingresos de las compañías estatales entraban en los bolsillos de la familia y los gastos de la familia eran sufragados por las arcas del Estado, que se nutrían con los restos que quedaban con la desviación de las rentas del petróleo. También me dijeron que las tarifas telefónicas y de internet no eran aprobadas por el gobierno ni nadie sabía cuál era su importe. El organismo regulador de las telecomunicaciones no funcionaba desde su creación y por tanto no podía regular. Eso sí, sus miembros cobraban religiosamente los fines de mes, hasta ahora por lo menos. Estamos vendidos.

A un amigo mío le han llevado preso a la comisaría de policía. Pidió prestado 20 mil francos a una señora del barrio y al no poder devolverlo a tiempo, la señora se fue a la comisaría a denunciar la deuda. Los policías le cobraron 5 mil y visitaron a mi amigo exigiéndole el pago. Al no poder hacerlo en ese momento, le llevaron a la comisaría, donde iba a estar hasta que pagara. Los amigos estaban buscando los 20 mil francos para liberarlo. En la comisaria no figura en ningún registro oficial de esta detención. Todas las mañanas, cuando pasan lista, no le llaman y cuando insiste, le contestan que es un preso del policía X. Cuando salga, habrá tenido que pagar 25 mil, los 20 mil de deuda y 5 mil para pagar a la policía por su intervención en el arreglo. Al parecer la gente utiliza a la policía para cobrar deudas. Los litigios entre las personas los arregla la policía cobrando una cuota. Si el denunciante tiene un familiar o amigo policía, le sale gratis el arreglo. Por supuesto, decirles que los temas civiles se llevan al juzgado y no a la comisaria, es inexplicable para policías y ciudadanos.

En la época colonial, cuando alguien acusaba, compraba una “hoja de acusación” al jefe de tribu. Si la mujer quería divorciarse del matrimonio tribal, debía pagar y esperar las sesiones del tribunal de asuntos indígenas. Esta práctica acabó durante la época provincial pero los de Mongomo no se enteraron. Ahora la práctica ha vuelto con la dictadura de Obiang pero los que cobran en la ciudad son policías, auténticos extorsionadores. Y lo que es peor, cualquiera que ponga una denuncia de robo o atropello, debe pagar a la policía. Si a uno le roban el coche por ejemplo, paga a la policía para poner la denuncia y ésta le dice que vaya preguntando por ahí a ver si averigua algo. La policía no busca ningún coche robado ni a ninguna persona desaparecida. Así ocurre que pocas personas ponen denuncias de nada en la policía. No tenemos una policía, estamos vendidos y nos puede pasar cualquier cosa. Si somos opositores, el problema de inseguridad es muchísimo más grave.

En caso de que tengamos en el juzgado un litigio con otra persona o con la empresa, si finalmente ganamos el caso y nos pagan lo adeudado, es muy frecuente que el abogado y el juez lleguen a un acuerdo y se queden con el total o parte de lo adeudado. Aquí todos han aprendido a robar desde su puesto de trabajo. Los jueces que son numerosísimos para la población que hay, tienen un salario elevado pero a su vez hacen dinero extra a los pobres ciudadanos que tengan la desgracia de cruzarse en su camino con procesos civiles y penales.

Fui el otro día a comprar el billete de avión de Malabo a Bata. El señor que iba dos personas delante de nosotros en la cola, pagó el billete 40 mil cfas. Cuando le tocó el turno al señor que iba delante de mí, la chica le dijo que se esperara un momento porque el ordenador no funcionaba. Al cabo de un cuarto de hora le dijo que estaba todo solucionado pero el billete había subido a 50 mil y podía volver a subir durante el proceso porque había pocas plazas. El señor pagó rápidamente los 50 mil y le regaló mil cfas a la empleada de Ceiba. Luego me tocó a mí y pagué los 50 mil. Al llegar a casa se me ocurrió mirar el billete y descubrí que costaba realmente 49500 francos. La empleada se había quedado con 500 francos míos. Pongamos que atiende al día unas 20 personas, que es poco. Usando la misma técnica del siseo (a veces te dicen que no tienen cambio de monedas), esa empleada conseguía un salario extra diario de 10 mil francos, 50 mil a la semana y 200 mil de extra al mes, 300 euros de sobresueldo. Todo a costa del cliente. Estamos vendidos. Esta misma compañía no garantiza la llegada del equipaje. Si al llegar a Malabo procedente de Madrid no aparece el equipaje, el cliente tiene que ir todos los días al aeropuerto a buscar su equipaje. La compañía no proporciona un servicio de búsqueda y recuperación del equipaje. La compañía Iberia hace lo mismo. Son incapaces de quedarse con las referencias del equipaje, hacer su búsqueda e informar telefónicamente al cliente, llevándole el equipaje a su domicilio, como se hace en España, donde funciona la atención al cliente y el cliente es CLIENTE en plenitud de sus derechos. La misma compañía en España proporciona el servicio pero aquí en Guinea el cliente de Iberia es un desgraciado al que no protege ninguna institución nacional. Estamos vendidos aquí.

CEGESA, la empresa de suministro de energía eléctrica, es la que cobra a los clientes. Pero el que realiza la producción de energía eléctrica es el ministerio de Energía. Todo esto no figura en ninguna normativa o ley aprobada por ningún organismo. Seguramente es una decisión del dictador y de su hijo Mbega Obiang El arreglo, si existe, puede ser que la entidad productora, en este caso el ministerio de Energía, le facture a CEGESA el coste de la producción y del transporte de la alta tensión a las ciudades de Bata y Malabo. Y Cegesa se encarga de la distribución dentro de la ciudad. Pero la red urbana de energía eléctrica fue sufragada por el ministerio de Energía y existen en realidad dos redes urbanas de transporte o distribución. Entonces no sabemos cuál es el trabajo de CEGESA, aparte de la facturación que realiza.

El cliente puede elegir pagar en función del consumo, en cuyo caso se le instala un contador que debe comprar, o bien pagar a cantidades fijas mensuales o igualas. La mayoría elige el pago de igualas. Si resulta que el corte de energía eléctrica dura 4 o 5 meses, como ocurre aquí en Bata en verano, el cliente debe seguir pagando las igualas y no tiene forma de quejarse porque le responden que la iguala no depende del consumo. Tanto si hay mucho consumo o poco consumo o nulo, se paga siempre lo mismo. Habría que ver el contrato pero nadie tiene el contrato escrito con CEGESA. Si la tensión eléctrica sube por encima del 20% y estropea los electrodomésticos, la compañía no compensa al cliente las averías de televisores, amplificadores y frigoríficos. Si el corte de energía dura más de dos días y se estropean los alimentos congelados, el coste lo asume el propio cliente. En cualquier caso el cliente no existe aquí, no tiene derechos. Cegesa es una empresa estatal pero funciona como una empresa privada de la familia del dictador y es por eso que los ciudadanos, como ocurre en materia de derechos civiles y políticos, no tienen derechos. El edificio de cegesa en Bata tiene izada a mano derecha la bandera del partido único. Una cosa insólita. Aquí la bandera del pdge se toma como bandera del Estado, algo no solo ilegal sino delictivo.

Por la información que tenemos, ante el déficit de caja de la tesorería nacional, el dictador ha instruido para que cojan dinero de INSESO, CEGESA, CEIBA, GETESA, etc. Con esto se traslada la crisis de la Tesorería Nacional a todas las empresas estatales y a la seguridad social. No se debe hacer pero el dictador hace lo que le da la gana, mejor dicho, sus colaboradores hacen lo que se le ocurre al dictador, sin que nadie se niegue a cumplirlo porque estaría violando las leyes del Estado sobre Finanzas Publicas. Dentro de unos meses estas empresas no podrán realizar sus actividades por problemas de tesorería al carecer del circulante- Y esto aunque se dediquen ahora a robar descaradamente a los clientes como hace GETESA. Esto se va a colapsar, a menos que ocurra un milagro. Si ese milagro depende de Obiang, estamos vendidos.

 




Fuente: propia

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 146


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net

'