Malabo:  28°C | Rocío: 24°C
   Madrid:  07°C | Rocío: 06°C
 Malabo 22:16     Madrid 22:16
Miércoles, 26 de noviembre de 2014
Logo de genet

YA FUNCIONAN AUTORES Y ANUNCIOS INSTANTANEOS. MEJORANDO!

      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Rafi, heroina de la informacion
Rafi, la voz de los sin voz
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

EL FRACASO DE LA INTEGRACION ECONOMICA DEL AFRICA CENTRAL HACE IMPOSIBLE EL DESARROLLO ECONOMICO EN GUINEA ECUATORIAL. INTRODUCCION


publicado por: Celestino Okenve el 07/01/2010 22:20:04 CET

EL FRACASO DE LA INTEGRACION ECONOMICA DEL AFRICA CENTRAL HACE IMPOSIBLE EL DESARROLLO ECONOMICO EN GUINEA ECUATORIAL. INTRODUCCION

Por Celestino Okenve Ndo (Nvo Zang Okenve Mituy)
Economista
Enero de 2010

En el Nuevo Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo de África para el Decenio de 1990 (NADAF) uno de los objetivos prioritarios fue “la transformación, la integración, la diversificación y el crecimiento acelerados de las economías africanas, a fin de reducir su vulnerabilidad a las conmociones externas, aumentar su dinamismo, ayudarlas a asimilar el proceso de desarrollo y aumentar su capacidad de valerse por sus propios medios”.

Para conseguir este objetivo, la tasa de crecimiento anual medio de los países africanos debía ser superior al 6% para que el continente alcanzase un crecimiento económico constante y sostenible y un desarrollo equitativo, un aumento de los ingresos y la erradicación de la pobreza.

Pero el continente africano sigue exhibiendo signos claros de subdesarrollo, aunque ha habido algunos esfuerzos por desarrollar programas tendentes a incrementar el nivel de desarrollo económico. Las economías africanas siguen siendo muy dependientes de las exportaciones de productos básicos, habiéndose agravado en el tiempo la relación de intercambio. La suma del ahorro nacional y las inversiones directas extranjeras siguen siendo muy bajas como para procurar la suficiente acumulación de capital necesaria para el desarrollo.

A pesar de los compromisos de la comunidad internacional de ayudar a nuestro continente en sus esfuerzos por lograr un crecimiento acelerado, la ayuda facilitada no ha respondido a lo esperado. De hecho, la asistencia oficial para el desarrollo ha registrado un descenso continuo, y representa menos de un tercio de los objetivos internacionalmente acordados. Por otra parte, y a pesar de las recientes medidas encaminadas a reducir la deuda africana, como la iniciativa a favor de los países pobres muy endeudados (PPME), está resultando difícil lograr una solución de los problemas de la deuda.

Un sector cada vez mayor de africanos críticos está llegando a la convicción de que tras la experiencia negativa de 50 años sin progreso en Africa, son necesarias grandes transformaciones económicas y políticas para que pueda lograrse el desarrollo económico. De entre esas transformaciones necesarias destaca la integración económica y la adopción de regímenes políticos sometidos a escrutinio y gestionados eficientemente y en interés global de los colectivos africanos.

La Organización de la Unidad Africana nació con la vocación de conseguir la unidad política de Africa. Aparte del relativo éxito que tuvo para conseguir la independencia de los países africanos todavía colonizados, el resto de su historia es un fracaso estrepitoso. Los idealistas padres de las independencias, animados por los ideales de panafricanismo, decidieron crear un club de debates de jefes de estado que iban a conseguir la fortaleza y la unidad de Africa. Al final la OUA se convirtió en un club de dictadores cuyo único objetivo era la permanencia en el poder mediante la ayuda mutua entre ellos. A pesar de haber iniciado Africa la unidad antes que Europa, ha sido Europa la que ha conseguido antes la unidad económica y política.

Avergonzados y motivados por la experiencia europea, se han diseñado los pasos para lograr la integración económica que conducirán al mercado único africano con una moneda común. Se pretende realizar esta integración económica a partir de las integraciones económicas regionales, de entre las que destaca la de la Zona Monetaria del Franco que utiliza el Franco CFA como moneda común. La Zona del Franco está compuesta a su vez por tres subzonas: la Unión Monetaria del Africa Central (CEMAC), la Unión Económica y Monetaria del Africa del Oeste (UEMOA) y Las Comores. Su área cubre 6 millones de km2 con una población de 105 millones de habitantes.

La experiencia de la zona del Franco, una de las integraciones monetarias más antiguas de Africa y del mundo, es muy interesante para el resto de las integraciones regionales africanas en marcha, pues de sus avatares pueden deducirse lecciones válidas para ellos.

La experiencia del Franco africano está caracterizada por la singularidad, que se manifiesta en varias áreas. Una de las mayores singularidades es su estabilidad cambiaria, lo cual sirve de pretexto para alabar las bondades del sistema monetario CFA. Como es sabido, la estabilidad cambiaria es necesaria para el desarrollo económico, ya que elimina incertidumbres para los inversores y los demás agentes económicos y por ello resulta importante para las uniones económicas regionales previstas en Africa.

Desde su origen en 1948 el Franco CFA, siempre ha mantenido una paridad fija con el Franco francés, que solo ha variado una vez, en enero de 1994. Con la creación del Euro, la paridad con el franco francés se tradujo en una paridad fija con el Euro, que es su ancla actual. La utilización del Euro como moneda de ancla es una decisión en principio política pero se ha visto posteriormente su conveniencia económica.

Algunos países del CFA, especialmente los pertenecientes a la subzona CEMAC, son actualmente productores de petróleo. Mientras sus exportaciones en el pasado se han dirigido casi siempre hacia sus antiguas metrópolis europeas, su sector energético se encuentra ahora penetrado por empresas norteamericanas, siendo actualmente USA el primero o segundo cliente y proveedor. Este hecho hace que se plantee en algunos foros africanos la conveniencia de revisar el ancla con el Euro. Esta revisión se refiere al régimen cambiario mediante la adopción del tipo de cambio flexible o el anclaje a una cesta formada por el Euro y el dólar.

En los países del CFA, la política monetaria es única, dejando poco margen a las autoridades económicas nacionales para elaborar una política económica que haga frente al problema principal que es el subdesarrollo económico. Si bien es cierto que el uso del sistema CFA conlleva ventajas importantes como la estabilidad cambiara aludida, no es menos cierto que la ausencia de libertad para abordar una política económica más amplia puede suponer unos costes para el desarrollo económico. Este es otro de los debates existentes entre los economistas africanos, especialmente en 6 países de ECOWAS no pertenecientes a la zona del Franco, donde planeaban usar una moneda común en el 2005 que mantendría una paridad fija con el CFA antes de la fusión monetaria en el interior del ECOWAS. Estos seis países son mayoritariamente anglófonos, mientras que los de la zona del Franco son mayoritariamente francófonos, lo que sugiere que existe también un problema de fondo de raíz política.
1. La Zona del Franco CFA

La zona del Franco CFA es una unión monetaria formada por 15 países del Africa Subsahariana, dividida en tres zonas: UEMOA, CEMAC y Comores.

La Unión Económica y Monetaria del Oeste Africano UEMOA (WAEMU en inglés) tiene su propio banco central, el BCEAO, con sede en Dakar (Senegal) y utiliza el Franco de la Comunidad Financiera Africana (CFA). Desde Mayo de 1997 está formado por 8 países: Senegal, Costa de Marfil, Burkina Faso (ex Alto Volta), Malí, Benin (ex Dahomey), Níger, Togo y Guinea Bissao (que se incorporó recientemente).

La Comunidad Económica y Monetaria del Africa Central CEMAC, con su banco central BEAC que emite el Franco de la Cooperación Financiera Africana (CFA). Está formada por 6 países: Camerún, Chad, República Centroafricana, Gabón, Congo y Guinea Ecuatorial.

La República Islámica de las Comores, cuyo banco central emite el Franco Comoreano, que tenía la misma paridad que el CFA hasta 1994.

Se creó la zona del franco oficialmente el 26 de diciembre de 1945 al ratificar Francia los acuerdos de Bretón Woods. Inicialmente la zona incluía a la mayoría de las colonias francesas africanas. Sin embargo, al producirse las independencias, algunos países abandonaron la zona: Túnez en 1958, Marruecos en 1959, Guinea-Konakri en 1960, Malí en 1962, Argelia en 1964, Madagascar y Mauritania en 1973.


1.1 Historia del Franco CFA

1.1.1 Período colonial

Hasta mediados del siglo XIX, se usaba el franco francés en todas las colonias francesas que se estaban conformando en Africa. Pero con el tiempo Francia decidió emitir billetes localmente otorgando tal privilegio a los bancos privados, como era frecuente en todo el siglo XIX. Los controles sobre esos bancos privados fueron aumentando a medida que aumentaban los intercambios entre Francia y las colonias. Poco antes de la Gran Guerra se había creado un mecanismo que permitía el intercambio de los billetes coloniales con los de la metrópoli emitidos por el Banco de Francia con igual paridad, creándose por primera vez la Cuenta de Operaciones en el Tesoro francés.

El 9 de septiembre de 1939 se creó formalmente la Zona del Franco. Se tomaron medidas debido a la guerra sobre la convertibilidad del franco francés, creándose unos controles de cambio que no regían dentro de la zona del Franco.

El 25 de diciembre de 1945 se creó el Franco CFA o Franco de las Colonias Francesas en Africa y el Franco CFP (Colonias Francesas del Pacífico) cuando Francia ratificó los acuerdos de Bretón Woods. La paridad inicial del CFA con el Franco Francés era de 1.7, que pasó a 2 en octubre de 1948. Con la creación de los billetes nuevos franceses (El Franco nuevo) la paridad pasó a ser de 0.02, es decir 50 FCFA por 1 Franco Nuevo. Esta paridad se mantendría fija hasta la devaluación del CFA el 11 de enero de 1994 en que pasó a 0,01 (100 CFAs por un Franco francés).

A la Caja central de la Francia Libre creada en Londres en 1941, que se convertiría en Caja Central de la Cooperación Económica, se le asignó el privilegio de emisión para el Africa ecuatorial y Camerún. Después de la guerra fueron nacionalizados los bancos emisores y así el Banco de Argelia fue nacionalizado en 1946, el Banco de Madagascar y el de las Comores en 1950.
En 1955 se creó el Instituto de Emisión del Africa Occidental y de Togo y el Instituto de emisión del Africa ecuatorial francés y de Camerún, a los que se dotaron de Cuentas de Operaciones en el Tesoro francés.

1.1.2 Independencias
En abril de 1959 se crea el Banco Central de los Estados del Africa del Oeste (BCEAO) que integra a Costa de Marfil, Dahomey (la actual Benin), Alto Volta (Burkina Faso), Mauritania, Níger y Senegal, los nuevos estados independientes. El BCEAO gestiona la moneda común, el Franco CFA, pero CFA, en el Africa del Oeste, ahora significa Comunidad Financiera Africana.

En 1959, con las independencias de Camerún, la República Centroafricana, Congo, Gabón y Chad, se crea el Banco Central de los Estados del Africa Ecuatorial y de Camerún (BCEAC), que sustituye al antiguo Instituto de Emisión del Africa Ecuatorial y de Camerún y que se encarga de la gestión de la moneda común CFA que tiene la misma paridad que el franco del Africa del Oeste. En el Africa central, CFA significa Franco de la Cooperación Financiera en Africa Central. Las dos monedas se llaman igual y tienen la misma paridad, a pesar de ser emitidas por dos bancos diferentes.

Madagascar firmó un acuerdo de cooperación con Francia en 1960 creándose el Franco Malgache, cuya paridad era igual que la del franco CFA. El privilegio de emisión se transfirió en 1962 al Instituto de Emisión Malgache. En 1973 Madagascar abandonó la Zona del Franco.

Por tanto todas las antiguas colonias africanas francesas, salvo Madagascar y Guinea-Konakri, continúan dentro de la Zona del Franco. Malí, que había firmado los acuerdos en 1960, se retira en 1962.

Cada uno de esos bancos centrales abre una cuenta de operaciones en el Tesoro francés. Gracias a esta cuenta, Francia iba a garantizar la convertibilidad del Franco CFA a cualquier divisa extranjera.

El 12 de mayo de 1962, los estados fundadores de la BCEAO firman un tratado para la creación de la Unión Monetaria Oeste Africana UMOA. El tratado reglamenta la emisión de la moneda, la centralización de las reservas externas, la libre circulación de los signos monetarios y la libertad de transferencias dentro de la unión monetaria.
En 1963 Togo se adhiere a la UMOA y en 1967 Malí solicita su adhesión después de haberlo abandonado en 1962 por la lucha que mantiene Modibo Keita con su exmetrópoli.

Entre 1972 y 1973 se firman nuevos acuerdos de cooperación con Francia y se llevan a cabo algunas reformas. Se pretende modificar la distribución de poderes de los países y de aumentar el grado de intervención de los bancos centrales de la Zona del Franco.
El 23 de noviembre de 1972 el BCEAC cambia su denominación por BEAC, Banco de los Estados del Africa Central. Se firma una convención de cooperación monetaria entre cada uno de los estados miembros del BEAC y Francia el 23 de noviembre de 1972 en Brazzaville. Los estados miembros del BEAC son Camerún, Gabón, la República Centroafricana, Congo y Chad.

El 14 de noviembre de 1973 se firma un nuevo tratado de la Unión Monetaria del Oeste Africano UMOA, con la exclusión de Mauritania que se había retirado el 9 de julio de ese año. También se crea el Banco Oeste Africano de Desarrollo BOAD y como en el caso del Africa Central, se firma el 4 de diciembre del mismo año un acuerdo de cooperación entre los miembros de UMOA y Francia. Cada país africano miembro de la zona del Franco, la del Africa Central y la del Africa del Oeste, debia firmar un acuerdo de cooperación con Francia.

Estos acuerdos, reducen la presencia de Francia en los Consejos de Administración de los bancos BCEAO y BEAC y dotan de más poder a estos consejos. También se refuerza en teoría el papel de los bancos en las funciones de desarrollo económico.
En 1977 el BEAC cambia la sede de París a Yaundé y el BCEAO lo hace en 1978 pasando a Dakar.

El 1 de enero de 1985 se adhiere Guinea Ecuatorial a la Zona del Franco.

En enero de 1994 se devaluó el CFA un 50%. En ese mismo año la anterior Unión Monetaria del Oeste Africano pasa a convertirse en Unión Económica y Monetaria del Oeste Africano UEMOA. Casi simultáneamente, la Unión Aduanera y Monetaria del Africa Central UDEAC pasa a convertirse en Comunidad Económica y Monetaria del Africa Central CEMAC. En ambos casos se pretende la integración económica además de la monetaria, para hacer frente a las causas de la crisis del CFA.

El 31 de marzo de 1997 se adhiere el estado lusoparlante Guinea Bissau a la Zona del Franco, integrándose en la UEMOA (Africa occidental).

1.1.3 El periodo del Euro
Teniendo en cuenta la desaparición prevista del Franco francés a cambio del Euro y dados los acuerdos firmados por Francia con los países africanos de la Zona del Franco, el Consejo de la Unión Europea elabora el 23 de noviembre de 1998 una decisión relativa a las cuestiones de cambio del franco CFA y el franco Comoreano[1]. La decisión tiene las siguientes bases:
• La Zona del Franco continuará su funcionamiento sin interferencia de la Unión Europea mientras los acuerdos continúen en su estado actual. Los socios europeos de Francia deben ser informados con regularidad. Francia y los países del CFA podrán continuar manteniendo la paridad actual todo el tiempo que sea.
• Solo en dos casos será necesaria una decisión del Consejo de la Unión antes de que se produzca algún cambio de los acuerdos que reglamentan la zona del franco: en caso de admisión de un nuevo Estado socio o en caso de modificación de la naturaleza de los acuerdos (por ejemplo la convertibilidad).

[1]La paridad con el Euro queda fijada en 655,957 FCFA = 1 euro. Para las Comores 1 Euro se cambia por 491,96775 FC.


Fuente: propia

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 83


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net