Malabo:  24°C | Rocío: 21°C
   Madrid:  33°C | Rocío: 07°C
 Malabo 22:10     Madrid 23:10
Miércoles, 23 de agosto de 2017
Logo de genet  
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Rafi, heroina de la informacion
Rafi, la voz de los sin voz
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

sobre el intento de asesinato de 2013, del siervo de Dios perseguido


publicado por: luis esono el 25/07/2017 7:38:45 CET

SOBRE EL INTENTO DE ASESINATO DE 2013,
DEL SIERVO DE DIOS PERSEGUIDO

En uno de los mensajes dije que para los que
querían investigar lo que me ocurrió en 2013,
Graciano Biyiri, entonces Delegado Regional de
Tráfico, poseía información importante al
respecto.

Todo empezó un año antes, cuando Dios me
dijo que Biyiri es amante de mi esposa. Yo
ingenuo, me acuerdo que al final le hizo su
antesala, por lo que cuando yo iba a recogerla
después del trabajo, aunque todos salían a las
16h, tenía yo que seguir esperando en el coche
hasta a veces las 17h30, mientras
“despachaba” con su jefe. Hablé a mi mujer y
negó. Un día Dios me dijo: vete hoy y lo verás”.

Me fui pues a Tráfico hacia el medio día( era el
13 de septiembre 2012)º y cuando llegué a la
mesa de mi señora (muy antes de que fuera
antesala), encontré otro hombre ahí que no me
conocía. Y justo le decía (acababa de venir del
despacho del Delegado): “sabes, jefe dice que
tú eres su primogénita”(en Tráfico, se usa esta
expresión para indicar relaciones de marido y
mujer, así me lo había dicho mi mujer antes de
esos problemas). Entonces miré a mi mujer por
si iba a decir algo, pues yo su marido estaba
ahí. Ella no dijo ni pío. El hombre se llamaba
Pergentino y trabajaba en ECOCSA. Aunque
enfadado, decidí salir en silencio para no armar
escándalo. Hablamos de ello en una reunión
familiar y mi mujer negó: “si el jefe sí que dice
que soy su amante, yo no lo sé”. Mi mujer se
quedó embarazada y empecé a decir que Biyiri
sí que era el padre. Creo que interpreté mal
algunos mensajes: lo que Dios quería decirme
es que mi mujer era compartida y el embarazo
podría ser de cualquiera.

Los acontecimientos más previos, dos
semanas antes del intento de asesinato del
2013, llevábamos una vida de mucha tensión
en casa porque yo veía que seguía sin querer
arrepentirse y cambiar de vida (los cristianos
de verdad saben de qué hablo, el Espíritu de
Dios no sólo nos protege, también nos
cambia). Teníamos la costumbre de comer
juntos todos los días una vez que ella ha
venido del trabajo. Entonces Dios me dijo: el
viernes cocinará, te dará pero ella misma no
comerá: no comas”. Cuando llegó el viernes,
ocurrió exactamente igual. Yo tampoco comí.
Poco después Dios volvió a decirme: el
próximo viernes cocinará “ndendong” (pavo),
ella no comerá, tú tampoco”. Y ocurrió igual.
No comí.

El día 5 de noviembre 2013, de madrugada
Dios me dijo: Tu mujer llevará al niño al
hospital hoy a las 17 horas. No salgas de casa
hasta las 22h, no lo intentes. Cuando se fue al
trabajo aquel martes efectivamente uno de
nuestros hijos tenía fiebre. Hacia las 14h mi
mujer me llamó por teléfono: “Quiero que
prepares al niño; al salir del trabajo le llevaré al
hospital”. Ella llegó temprano aquel día (a las
cuatro) y a las 5h llevó dos niños al hospital.
Sobre las 20h50 empezó a llamarme por
teléfono, yo no cogía. La idea era que yo fuera a
recogerla en el hospital. Vivimos como ya dije
en un lugar donde no hay vecinos. Estamos
rodeados de bosque y casas en construcción.
A partir de las 7 de la tarde hace muchísima
oscuridad. Entonces yo tenía que salir con el
coche hasta la carretera principal que está a
unos 80 metros. Todo en oscuridad.

En fin, mi mujer llamó más de veinte veces
hasta las 23h. entonces fue cuando llamó a su
suegro para que me hablara de ir a recogerla
en el hospital. Mi padre me llamó, pero yo no
cogí al teléfono. Entonces papá llamó a mi
hermanito para que viniera a ver si algo me
pasaba. Cuando llegó a mi casa ya eran las
23h35 aproximadamente. No abrí la puerta del
cerco, hablábamos él fuera y yo dentro. En fin
le dije en voz alta: “Dile (a mi mujer) que yo no
voy a ir, que ella sabe lo que hace, yo no voy a
ir”. Mi hermanito regresó. Minutos después oí
como en la esquina de nuestro muro se
cerraba un vehículo entre tres y cuatro
portazos; el coche arrancó y salió pitando. Fue
cuando salí rápido para ver qué coche era. No
lo vi. Llamé rápido a mi hermanito y le pregunté
si había visto un coche al lado de nuestro
muro. “Sí, era un Toyota (Bubuto o Petit Prado),
pero yo no vi a nadie alrededor”. Le dije que era
la razón por la cual yo no debía seguir a mi
mujer al hospital.

Llamé a mi mujer al hospital diciéndole que su
plan de matarme con Biyiri ha fracasado. Ella
se fue a dormir en casa de mis padres, pero no
les refirió el problema (no sabía que yo ya lo
había dicho a mi padre), a la mañana siguiente
llegó a casa; y cuando me vio hizo como si
nunca hubiera ocurrido nada. Sus palabras
fueron: “estas son las recetas de los niños,
tengo que irme a La Paz para unos análisis (de
su embarazo)”. Me asombró, que de lo
cabreado que yo estaba, ella hacía como si
nada hubiera ocurrido.

Al día siguiente escribí a D. Intermediario y le
expliqué todo. Me llamó, me pidió el teléfono de
Biyiri; y después me dijo que ya le ha advertido.
Le dije a mi esposa que ahora el caso se va a
tratar, pero añadí una mentira: “el Presidente
mismo ha dicho que se investigue”. Poco
después, Biyiri convocó una reunión a todo su
personal y les dijo, según mi mujer, “el marido
de ésta dice que soy amante de su mujer; este
asunto ha llegado hasta el Presidente de la
República”. Negó todo. Luego pregunté a mi
mujer, “¿y quién ha dicho a Biyiri que el
Presidente ya lo sabe si, como tú dices, no has
vuelto a hablar con él?” Por lo mismo me dijo
que el Gobernador me ha convocado para
aclarar los hechos. Me fui y no hubo tal
reunión. No sé por qué no se me dejó hablar.

El día 8 cogí el teléfono de mi mujer para seguir
sus llamadas y poder investigar. Con la rabia
que sentía hice un mensaje a Biyiri con ese
teléfono sobre que Dios es el que trata los
asuntos de los indefensos. También le llamé, él
habló pero yo no. Entonces le dije a mi mujer
que vamos a sacar su extracto de llamadas.
Entre que se lo dije y los días que pasaron ahí
en medio, sucedió algo: de los últimos seis
meses, según los extractos del teléfono de mi
mujer, sólo había llamado a su jefe unas cinco
(5) veces; ni un solo mensaje aparecía. Una
antesala a su jefe, en seis meses sólo unas
cinco llamadas de menos de dos minutos cada

una. Para mí lo que colmó el vaso fue que el
mensaje y la llamada que yo mismo hice con el
teléfono de mi mujer a Biyiri el 8 de noviembre,
habían desaparecido.

Fue cuando Dios me hizo saber que Biyiri y D.
Intermediario son lo mismo. Que Biyiri es sólo
un instrumento. Entonces le dije a D.
Intermediario que Dios me ha mostrado que
Biyiri no es el que ha intentado matarme. No le
dije toda la verdad.

Descubrí que el taxi que se había utilizado
tenía la matrícula de KN 279 J, y estaba a
nombre de Nilo Ndong Obama. Lo llevé a
Tráfico y ellos me remitieron a la Policía, y lo
dejé. No sé quién es Nilo, el registro sólo ponía
que vivía en Biyendem. El único Nilo Ndong
Obama que he hallado en mis investigaciones
tiene el teléfono 222224358 y su DIP es el
1.420.274. No sé si es el mismo.

QUE DIOS BENDIGA A GUINEA ECUATORIAL
EL SIERVO DE DIOS PERSEGUIDO

Fuente: Dios es bueno

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 118


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net

'