Malabo:  25°C | Rocío: 24°C
   Madrid:  29°C | Rocío: 04°C
 Malabo     Madrid
Logo de genet
      Buscar: en:   Noticias   Enlaces   Anuncios  

Login

Home
Intro/Ayuda
Noticias
Anuncios
Autores
Lenguas
Foro de Debates
Apuestas
Quiz
Calculador de Francos CFA a Euro
Calculador de Euro a Francos CFA
F CFA <---> Euro
Cambios Recientes
Contacto
Suscribirse
Foro/Chat
Estadística
Enlaces
Documentos
Promoción
Su página de inicio
Recomendar

¡Viva Patricio Nbe!

Visitas desde
06/02/2003 :


Felipe Ondo, preso politico desde 2002
Ondo Obiang, preso de conciencia. líder de FDR
Galeria de Ilustres de Guinea Ecuatorial

Formato para impresión Email anterior Noticias posterior Compartir en Twitter

Editorial

Durante los acontecimientos del mal llamado golpe de libertad,Don José Biyogo Mbaga, le quiso dar un contra golpe. Tuve que cumplir con mi deber salvándole la vida.


publicado por: Aquilino Nguema Ona Nchama el 14/12/2021 22:13:29 CET

HISTORIA DE LA VIDA DE MANUEL OSA MBA
Autor, M.O.M.B.

Yo, Manuel Osa Mba, soy Hijo de Juan Mba
Beluy y de Juana Mikue Ebang: que en paz
descansen.
Natural y vecino de Belelaba Onvang
concentrado, del municipio de Ayene, distrito
de Añisok, provincia de Wele Nzas, de la
región continental de la Republica de Guinea
Ecuatorial.

Al empezar mi historia, quiero relatarles un
poco de la historia de mi difunto padre Juan
Mba Beluy.

Fue un antiguo capataz de obras publicas
y el ayudo en la construcción de la
carretera localizada entre Ncue Efulan hasta
Valladolid de los Bembiles.
Mi padre era el segundo Jefe de la tribu
Onvang del distrito de Añisok antes,
Valladolid de los Bembiles de la Guinea
Española.

Con mucho respecto y afán, les informo que mi
padre fue uno de los antiguos luchadores por
la liberación de nuestra querida patria del
yugo colonial, tanto como los demás
conquistadores de la independencia de Guinea
Ecuatorial.

Mi padre lucho junto con Enrique Nvo
Okenve, Acacio Mañie Ela Salvador Ndong Ekang
y fue uno de los que contribuían
económicamente para la descolonización de
nuestro país.

Juan Mba Beluy fue unos de los líderes de
nuestro contorno, incluso de nuestro distrito
al nivel nacional.

Como todos los nacionalistas Guineo-
ecuatorianos mi padre apoyo la candidatura
del primer presidente de la Republica de
Guinea Ecuatorial, Don Francisco Macías
Nguema, por utilizar la política panafricana
o por lo menos esto es lo que aparentaba,
porque los guineo-ecuatorianos ya estaban
cansados de la dominación colonial española.

Después que Don Francisco Macías Nguema
accedió al poder, no se acordó de todo lo que
mi padre, hizo por él durante la campaña
presidencial.

Durante la campaña, mi padre le prometió a
Don Francisco Macías Nguema de que en caso
de ganar dicha campaña, su hijo es decir el
que suscribe, estaría al servicio de su
guardia de honor, cosa que cumplí honrando
la palabra que mi padre que dio a este
último.

IMPLEMENTACION DE LA PALABRA
DE MI PADRE.
Después de mis estudios primarios y
secundarios seguí el consejo sabio de mi
padre de ingresarme al servicio militar de
nuestra joven República de Guinea Ecuatorial.
En 1971 me ingrese en el llamado “Academia de
los Quinientos” o los “Mogollones” cuyos
instructores fueron solicitados por el
presidente electo Don Francisco Macías Nguema
de la Organización de la Unidad Africana
(O.U.A.).

En aquellos momentos Somalia y Etiopia se
encontraban en guerra, y estos son los que
fueron enviados para nuestra formación
militar, juntamente con los guineanos
graduados de la academia militar de Zaragoza
España.

Estos primeros fueron enviados como brigada
disciplinaria, por la (O.U.A.) porque se
había prohibido a los países Africanos de
combatirse entre ellos.

En la “Academia de los Quinientos” mis
profesores graduados de la academia militar
de Zaragoza España, fueron los siguientes:
 Don Salador Ela Nzeng, director de
reclutamiento y academias, y capitán de la
primera sección de la segunda compañía en
Bata.
 Don Melanio Ebendeng Nsomo teniente de la
guardia nacional con destino en la 1ª sección
de la 3ª Compañía en Niefang.
 Don Celestino Mensogo Nsi, Teniente de la
guardia nacional con destino 1ª sección de la
2da, Compañía Bata.
 Don Pedro Onga alférez de la guardia
nacional con destino en la 2da, sección de la
4ta, Compañía Mongomo.
 Sr. Don Terencio Aseco alférez de la
guardia nacional con destino en la 1ª sección
de la 3ª Compañía Niefang.
 Don Clemente Mba Bitege brigada de la
guardia nacional, con destino en la 1ª
sección de la 3ª Compañía Niefang. etc.

Después de la clausura del curso que fue el
día 2 noviembre de 1971 un mes después,
volvimos a Bata la capital de la región
continental, para continuar con los
servicios, juramento de la Bandera Nacional y
esperar los destinos.
Juramos la Bandera nacional el día 01 de
enero 1972, y el 2 de febrero del mismo fui
con destino a Malabo Bioco norte antes Santa
Isabel de Fernando Poo.
Allí obtuve las formaciones Rusa, y sus
armamentos. Me especialice en los vehículos
blindados de reconocimiento, artes marciales,
e instructor de combate cuerpo a cuerpo.

Yo prestaba mis servicios en la guardia de
honor presidencial hasta el 03 de agosto de
1979, fecha del golpe de Estado en que
accedió al poder el actual presidente de la
Republica de Guinea Ecuatorial.

Durante los acontecimientos del mal llamado
golpe de libertad, su primo hermano el
brigada de la primera compañía de la escolta
de honor motorizada Don José Biyogo Mbaga, le
quiso dar un contra golpe. En ese tiempo fui
el guarda espalda del actual presidente de
Guinea ecuatorial, Don Teodoro Obiang Nguema
Mbasogo, por ser el oficial más graduado, y
viceministro de las fuerzas armadas; Así que
tuve que cumplir con mi deber salvándole la
vida.

Entre el recién salido del penitenciario de
Black-Beach, el capitán Don Salvador Ela
Nzeng, y el que suscribe fuimos los que
defendimos dicho contragolpe. En
compensación, el capitán fue nombrado vice
presidente segundo del consejo militar
supremo, y yo, su primer ayudante del campo.

Durante la actualización de tropas, recibí
otras formaciones: de la legión extrajera
española, y la guardia pretoriana Marroquí.
Había estado en la guardia permanente durante
un mes y quince días sin relevo, el
presidente vio la necesidad de mi descanso,
tuvo que agregar a los demás compañeros y a
pesar de los cuales, yo era imprescindible.

El día 15 de agosto 1979 fueron recibidos en
audiencia los embajadores Español, Francés
y Chino por el recién presidente del consejo
militar supremo, el teniente coronel Don
Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. En dicha
audiencia, me tocó acompañarle solo, porque
los demás compañeros como Don José Mezeme
Nguema, Don Pancracio Behe Ebang, Don Antonio
Mba Nguema Mikue y Don Santiago Eneme Ovono
todos ellos habían salido. Esta salida les
costó una advertencia mientras para mí fue un
elogio y comparación ejemplar.

Durante la audiencia el embajador Francés
pidió al presidente de quedarse a solas con
él por tener algo importante que decirle.

Salimos juntos de la estancia, yo y el jefe
de protocolo Don Manuel Nze Sogo;
Encontramos frente a la puerta de la
audiencia al antiguo diplomático Don Carmelo
Nvono Nka, el recién Jefe del gabinete civil
Don Martin Nka, el capitán y vicepresidente
segundo del consejo militar supremo, Don
Salvador Ela Nzeng, y el que estuvo de
centinela en la puerta principal fue Don
Cosme Oyono Mbega. En la otra parte de la
acera, se encontraba sentado encima del cerco
de metal, el hermano del presidente y actual
General y Director de seguridad presidencial
Don Armengol Ondo Nguema, que regresaba de la
fuga de la hermana Republica Gabonesa,
durante los momentos difíciles.
Después de recibir el último embajador que
fue el chino, y despacharse con dichas
personalidades, fuimos a la residencia del
presidente. El me dio permiso de ir a
descansar. Al volver a la mañana siguiente,
encontré que me estuvo esperando el alférez
Sr. Obama Owono Nchama que nada más llegar,
me pidió darle las armas con que prestaba los
servicios. Le pregunté del porqué y me
respondió que era orden de la superioridad.

Sin ofrecerme resistencia, le entregué las
armas. Esperé más de una hora. Después, fui
llamado por el presidente. Se encontraban en
la estancia, su hermano Armengol, el alférez
Obama Owono y el presidente Teodoro Obiang
Nguema. Él me preguntó qué es lo que
estuvimos hablando el capitán Ela Nzeng yo
durante la audiencia el día anterior.
Respondí que no sabía de qué me hablaba. Él
le dijo a su hermano que explique de qué me
acusaba. Este ultimo dijo que si él me vio
con el capitán hablando el día anterior
durante dicha audiencia. Le expliqué que se
me acercó el capitán para preguntarme ¿quién
es el que se quedó con el presidente dentro
de la oficina? Le respondí con el embajador
Francés.

Cosa que le hizo enfadar al presidente Obiang
regañando a su hermano Armengol Armengol Ondo
Nguema. Añadió que eran acusaciones iguales
que han ocasionado muchas muertes durante el
llamado “Régimen de triste memoria”. Ordenó
que me devuelvan las armas para continuar con
los servicios, incluso juró que iba a
disolver lo de los distritos y las provincias
porque esto era lo que originaba la
discriminación y las rivalidades de la gente,
que no debía extrañarme aquello, que así él
mismo había sufrido las rivalidades de los
miembros del gobierno de Macías, sobre todo,
él nos dio el ejemplo de cómo le acusaba Don
Daniel Mba Oyono Ayingono; que era así como
la gente se comportaba frente al Jefe de
Estado, que gracias a Don Saturnino Obama
Ndong, un administrativo militar, él recibía
ayuda con los documentos.

Dos años cinco meses después, es decir el día
21de octubre 1981, juntamente con otros 97
alumnos, fui agraciado para profundizarme en
materia de protección de altas personalidades
en la G.E.O. grupo especial de operaciones
en Toledo, Reino de España.

En nuestra salida hacia España, fuimos
despedidos por el mismo presidente que nos
dijo textualmente lo siguiente:
“Yo no estoy obligado agradarle a nadie. Los
ascensos dependerán de las notas que cada
cual consiga durante el curso. Yo conozco el
centro, y los entrenamientos que les serán
sometidos. Muchos podrán perder miembros de
sus cuerpos, algunos podrán perder incluso
sus vidas, así que manos a la obra. Del
numero uno al treinta, serán compensados.”
Yo que no tenía vinculación familiar con el
presidente, tuve que apretarme los codos,
porque no esperaba ningún favor de su parte.

Las únicas ventajas que tenía sobre ellos,
era que las armas que vimos durante nuestra
formación en España, eran las mismas que
había utilizado durante los servicios
prestados. Y como entrenador de artes
marciales, que también pertenecía a la
federación Nacional de boxeo, así que fue
simple repaso para mí.

Recuerdo que los primeros días de nuestra
llegada a Toledo los profesores nos enseñaron
qué se debía hacer para mandar el uniforme
a la lavandería; nos dieron a cada uno de
nosotros su correspondiente número en cada
uniforme, así se identificaba el uniforme de
cada cual, y nos dieron un marcador en cada
escuadra; el primero que tomó el marcador fue
el estudiante policía Leoncio Fama, el cuñado
del presídete Obiang. Él marcó su uniforme y
cuando me tocó marcar, le pregunté por el
marcador el me respondió que no me lo iba a
dar porque es de su propiedad. Fui a
preguntar al profesor Don Juan Carlos Tome;
el me dijo que los marcadores no eran de la
propiedad de nadie, sino de todos los que
querían marcar su uniforme. Así volví a este
primero y le repetí lo que el profesor me
había dicho, al no hacerme caso, le saqué el
marcador a la fuerza. Después nos armamos la
gorda él quería hablarme de una forma
despectiva yo también le canté las cuarenta
para que se enterara.

Continuamos con los entrenamientos cuando me
llamó en su habitación el Jefe del curso Don
Alfonso Milama. Me preguntó qué es lo que
hablaba con los profesores porque le había
llegado muchas acusaciones de mi persona
sobre las informaciones que estaba yo dando
a los profesores Españoles. Esto no lo
consideré antes, me dijo el Jefe del curso
Don Alfonso Milama, porque eres mi concuñado
por eso tenía que preguntártelo antes de
tomar cualquiera medida.
Le conteste que usted mismo es testigo de
que nadie de nosotros anda solo que siempre
vamos en grupo. ¿Dónde, cómo y cuándo les
doy esta información a los profesores?
También me llamó un cuñado mío Don Mariano
Mico Ntutumu haciendo la misma pregunta
también le di la misma respuesta que aquello
era una imputación, que no tenía sentido. Yo
le pregunté quién me acusaba de traición, y
le dije que si la persona quería confrontarse
conmigo que lo haga cara cara porque siempre
las falsas acusaciones se hacen detrás de la
gente y no de frente y le pedí que me
muestre la persona cosa que no quiso hacer
por miedo a las represalias, de estos porque
eran personas de mucha influencia por ser
familiares del presidente.

Llegó el entonces director general de
seguridad de Guinea Ecuatorial Don Isidoro
Eyi Mozui Andeme a España, nos repitió el
mismo mensaje de parte del presidente de
buscar formas de superar el curso e hizo la
pregunta de cómo nos iban el curso. Don
Alfonso Milama, que fue el jefe del curso, se
levantó y dijo lo siguiente;
“Los mimos Españoles, tienen muchos
conocimientos de protección, pero no nos
quieren enseñar. Y los únicos que reciben la
enseñanza, son los que revelan los secretos
de Estado guineano a los profesores
Españoles.”
Y COMO LAS CALIFICACIONES ERAN UNICAS TANTO
OFICIALES SUBOFICIALES CLASES Y TROPAS
CLASES Y TROPA.
Que dicha acusación fue dirigida a mi
persona y a otros dos compañeros, esto
significó el fin de mi carrera militar, junto
con ellos.

El director le preguntó ¿quiénes eran esos?
Como no podía responderle aquella pregunta
directamente, salieron de la estancia de la
sala de actos. Los cuatro oficiales fueron
los siguientes: Don Alfonso Milama, Don
Santiago Eneme Ovono alias Alandi, José
Nguema Mokui alias Pepe Incha, Florentino
Mezui Mba alias Popo. Para confeccionar
una lista de solo tres personas.

Nuestros profesores Españoles tenían que
venir con nosotros para no perder las
facultades durante las vacaciones navideñas.

En la salida, del aeropuerto internacional de
Barajas, Madrid, España, el Sr. ministro
Español de Asuntos exteriores recibió del
embajador de España en Malabo un telegrama
notificándole de los movimientos sospechosos
en el aeropuerto de Malabo. El Sr ministro lo
puso en conocimiento al General Santana este
a su vez dio la orden al comandante de los
GEO. Y el comandante dio la orden a los
profesores.

Los profesores nos dijeron que habían
recibido una orden superior de no venir con
nosotros, porque el Embajador había
registrado unos movimientos sospechosos en el
aeropuerto de Malabo, por parte de la
seguridad presidencial, Así que ya no
vinieron con nosotros.

Al regresar a Guinea Ecuatorial, encontramos
al presidente Obiang en la conferencia de
Jefes de Estado en Libreville, Gabón.
El dejó a su hermano mayor, el teniente
coronel Don Fructuoso Mba Oñana Nchama para
la investigación de lo que se nos imputaba;
quien a su vez, dio la orden al mismo
Director general de seguridad que sirvió de
transmisor del mensaje del Sr. Milama al
Presidente, y fue el que se encargo de
darnos la bienvenida, y el orden de arresto
de mis dos compañeros y yo: Benjamín Santos
Muñongo un Balengue del distrito de Mbini
Litoral, Santiago Mbuel Tanga un Bisio del
distrito de Bata litoral y yo Manuel Osa Mba
respectivamente.
Fuimos encarcelados y enviados a la celda
sin cargos, ni juicio alguno. Después de
cuatro meses consecutivos, nos dejaron en
libertad.

Solicité la audiencia al entonces Jefe de
protocolo, Don Manuel Nze Nsogo. Él me
aconsejó de escribir al Jefe de Estado, cosa
que hice sin resultado.
Me vi personalmente con el entonces Director
de seguridad presidencial el hermano del
presidente Armengol Ondo Nguema. Él también
me aconsejó de remitirle una carta al
presidente, lo mismo hice, sin resultado.

CONTINUARA

Fuente: MANUEL OSA MBA

¡Nota importante!
El contenido de los artículos publicados no refleja necesariamente la opinión de la redacción de guinea-ecuatorial.net
Véase también la declaración sobre el uso de seudónimos

Usuarios en linea: 4706


Noticias
Recientes

Síguenos en:

© Guinea-Ecuatorial.net (Nvo Zang Okenve 2004 - 2014) - Foro Solidario por Guinea. Todos los derechos reservados. email: info@guinea-ecuatorial.net